fbpx

¿Cuáles son los dos tipos principales de compromiso de pareja?

 

Hoy hablare de los dos tipos de compromiso de pareja que distingo. ¿Por qué? En el blog hablo mucho de tener una visión común del amor y definir el tipo de relación que nos une forma parte de esta visión. ¿Por qué es me empeño tanto con compartir la misma visión del amor y de pareja? Porque es lo que nos guiará y determinará nuestras decisiones.

Aquí 3 temas (si todavía no los has leído) que te darán una imagen de cómo percibo el amor y las relaciones de compromiso (¡espero que sirvan de inspiración y aporten mucho valor!):

1. ¿Qué significa amar? Base de una relación duradera

2. ¿Qué es el amor de pareja? Dos componentes del amor duradero.

3. ¿Amar o ser amado?

¡Vamos con los tipos de compromiso de pareja entonces!

El compromiso con el presente de mi pareja

 

Podríamos expresarlo como: “estoy contigo hoy y me gustaría estar contigo en el futuro”. Es nuestro deseo es seguir siendo pareja, fantaseamos con envejecer juntos, pero ya veremos lo que trae el futuro, no nos comprometemos a nada. Es el amor de hoy. Quizás porque todavía no nos conocemos lo suficiente como para decidir comprometernos de por vida o, simplemente, es el tipo de relación que queremos tener. Las dos razones valen. Esta relación puede durar muchos años, siempre con el enfoque del presente.

El compromiso con el futuro de mi pareja

El segundo, es el compromiso con el hoy y, sobre todo, con el futuro de mi pareja: “estoy contigo hoy y, no solo me gustaría, sino que estaré contigo durante toda la vida”. Es esta decisión firme lo que diferencia, en teoría, un matrimonio de una pareja. No es solo deseo, es una promesa. No hablo de presunciones sobre el tipo de relación que tenemos, sino que pongo el foco en los compromisos conscientes, acordados por las dos partes y expresados en voz alta. Hablo de ponerme frente a la otra persona y decirle, por ejemplo: “María estoy contigo hoy, decido y prometo estar contigo durante toda la vida, da igual lo que pase”. Hay parejas que no están casadas, no han formalizado su pacto, pero sí les une un compromiso firme, claramente expresado, de estar juntos de por vida. También están aquellas parejas que no definen qué tipo de compromiso les une. Están juntas porque empezaron como novios hace muchos años y así siguieron, pero nunca llegaron a hacer una promesa o expresar su voluntad y tomar una decisión comprometedora.

En mi caso, en el momento de casarme con Javier, me casé con su futuro: con sus enfermedades, adicciones, depresión, mal humor, pérdida de trabajo y con cada uno de los posibles escenarios que pudieran desarrollarse a lo largo de nuestra vida. Me casé con su futuro. Sin conocer lo que va a ocurrir y sin garantías, le prometí estar con él. Creo que no muchas parejas, sin ser matrimonio, hacen este tipo de voto. Incluso los matrimonios, muchas veces, no tienen esta conciencia. Algunos llegan al altar porque “así salió” o porque después de tantos años juntos resultaba ser algo correcto. Sin embargo, para mí es una gran fuente de certeza. Definir bien el carácter de nuestra relación y a qué nos comprometemos. Ser capaces de prometernos el uno al otro que haremos todo lo que podamos y usaremos todos los recursos disponibles para que nuestra relación sea duradera y satisfactoria.

¿Estás comprometido o comprometida con el presente de tu pareja o también y, sobre todo, con su futuro?

¿Qué tipo de compromiso buscas y cuál te sirve más para crear la relación que deseas?

Decir “te quiero” no es lo mismo que decir “estaré contigo hasta el final, te lo prometo”.

Aga

Esta entrada contiene fragmentos de mi libro El Amor Se Hace (pronto será publicado).

 *Click Aquí para descargar.

 

BLOG

Artículos que pueden interesarte: