fbpx
Enseñar a pensar

TAMBIÉN PUEDES ESCUCHAR ESTA ENTRADA

(leído por mi marido, Javier 🙂 )

Lo más importante que los padres pueden enseñar a sus hijos

by Aga Costa

¿Cuál es la habilidad más importante que pueden adquirir en casa los niños?

 

Podemos enseñar a los niños a cocinar, a jugar al football, a montar en caballo, a comportarse en la mesa, a hablar en otro idioma y tantas cosas más. ¿Pero cuál es la habilidad número 1?

Para mí, sin duda, es enseñarles a PENSAR.

¿Pensar? – puedes preguntarte. Supuestamente no hace falta enseñarlo, somos seres humanos y, si no tenemos ningún tipo de discapacidad mental, pensar es algo natural. Sin embargo, en la mayoría de las situaciones no reflexionamos antes de actuar, sino que funcionamos de una manera automática. Tenemos ideas formadas sobre el mundo, sobre nosotros mismos y sobre los demás y rara vez las cuestionamos. Una vez formadas las ideas básicas o, mejor dicho, cogidas de los padres o tutores, modificarlas o cambiarlas no es frecuente.

Aparte de nuestro modo automático, no pensar ha sido causa de muchos desastres. Creo que mucho mal en este mundo ocurre por no saber y por no comprender, ¿pero, claro, cómo podemos comprender si no nos paramos a pensar?

¿Hemos perdido la habilidad de pesar?

No creo que como sociedad hayamos perdido la capacidad de reflexionar. Tampoco creo que estemos viviendo una crisis moral. Creo que desde siempre como humanidad hemos tenido este problema. ¿Por qué existían y todavía existen las guerras? ¿Por qué ensuciamos nuestra casa Tierra? ¿Por qué gritamos a los niños? ¿Por qué nos drogamos? ¿Por qué hay tantos conflictos? ¿Por qué nos compramos cosas de marca y creemos que esto nos va a hacer felices? ¿Por qué publicamos fotos en Facebook todos los días esperando más y más “Like” para sentir que valemos? ¿Por qué buscamos la felicidad donde es tan poco probable que la encontremos?

Porque no nos paramos a pensar, analizar y sacar conclusiones. NUESTRAS conclusiones, no las que nos sirven los medios de comunicación, los amigos y conocidos, ni siquiera la familia. Otros nos dicen como vivir y no lo cuestionamos. Vivimos en una cultura muy ruidosa. Tenemos poco tiempo, estamos continuamente ocupados. Como existe comida rápida o precocinada, también existen ideas precocidas, precalentadas, listas para digerir. ¿Analizamos lo que oimos? ¿Nos hacemos preguntas? ¿Nos cuestionamos a nosotros mismos? Otros recopilan la información. Otros la analizan. Otros interpretan la realidad. Nosotros simplemente digerimos la narración de otras personas. A menudo actuamos sin tomar conciencia de por qué y para qué. Parecemos unos robots. No entramos en nuestra casa interior para escuchar qué quiere decirnos nuestra propia voz. Tenemos miedo del silencio. No estamos en contacto con nosotros mismos.

De hecho, lo que intento hacer yo, no es otra cosa que detener a las personas por un momento y crear espacio para que reflexionen. Para que paren el modo automático o el autopiloto que controla su manera de pensar, juzgar, hablar, responder, reaccionar. Si no reflexionamos, ¿quién tiene el mando?

Hace poco escuche a un coach diciendo que en sus talleres rara vez los participantes están presentes. Sus padres están ahí, sus madres están ahí, pero ellos no están. Es decir, muchas de sus creencias sobre ellos mismos son cogidas de sus padres, sus reacciones reflejas las de sus padres, sus opiniones a menudo tampoco son suyas, incluso sus emociones son un reflejo de las emociones de otras personas. Interesante, ¿verdad? 

 

¿Qué podemos hacer para potenciar la habilidad de pensar?

Por un lado podemos desarrollar la habilidad de pensar de una manera crítica e independiente. Aquí tienes un corto video sobre el PENSAMIENTO CRÍTICO:

Un ser pensante no debería adherirse a ideas preconcebidas ni dejarse influenciar por la propaganda. Creo que debemos aprender a evaluar los hechos y ser capaces de formar nuestra propia visión, no tener temor al “qué dirán los demás de mí si pienso así” y tener coraje y conciencia de ser nosotros mismos. Creo que sería muy útil tomar conciecia de nuestros automatismos y condicionamientos. Pensamiento crítico es también saber quién soy, qué es lo que necesito y lo que quiero.

Si quieres profundizar el tema del pensamiento crítico, te puedo recomendar también esta entrada de la página Psicología y Mente:

https://psicologiaymente.com/inteligencia/pensamiento-critico

Por otro lado, no me refiero solo a pensar de una manera crítica e independiente, sino también a desarrollar el arte de REFLEXIONAR.

Cuando era pequeña participaba en un grupo para niños cuyo objetivo era crecer en la fé y en la moralidad. Era un grupo cristiano, sin embargo, no era un grupo de oración ni nada así. Las “moderadoras” eran chicas jóvenes, unos años mayores que el resto (de hecho, después de varios años, yo también recibí la formación para ser moderadora y lideraba un pequeño grupo, mientras no dejaba de formar mi conciencia y mi moralidad). En cada reunión se nos presentaba una historia corta y luego venían las preguntas: primero sobre esa misma historia y luego, sobre las analogías con nuestra vida y la aplicación que podría tener. Era un tiempo de compartir reflexiones. Es ahora cuando de verdad aprecio esos años de formación. Honestamente pienso que mi mayor aprendizaje de vida es ser capaz de pensar por mí misma, de analizar, de sacar conclusiones y de aprender. Aprender no entendido como ser capaz de memorizar o de adquirir un conocimiento; sino aprender entendido como sacar conclusiones de lo que leo, observo, escucho y experimento, y usarlo para crecer. Aprender de la vida, de lo que estoy viviendo, de lo que me rodea, de lo que experimentan los demás, es ver analogías, saber autoobservarme y autoreflexionar. Ese grupo para niños ha desempeñado un rol muy importante en mi desarrollo y me ha equipado para la vida.

Podemos hacer lo mismo en casa. Es cuestión de leer un cuento, ver un corto o películo, osea cosas que de todos modos hacemos con los niños, y hacer una pequeña reflexión al final. Podemos también aprovechar las situaciones de la vida cotidiana para analizarlas juntos y sacar aprendizaje. Hay muchos recursos gratuitos que podemos usar para fomentar la capacidad de reflexionar y aprender.

 

¿Cuál es la importancia de pensar y reflexionar por uno mismo?

 

1. Funcionamos más conscientemente y es más facil darnos cuenta de nuestros propios automatismos y condicionamiento.

2. Tomamos mejores decisiones.

3. No somos facilmente manipulados.

4. Tenemos más empatía y compasión.

5. Somos más tolerantes y respetuosos entendiendo que puede haber distintas perspectivas.

6. Reconocemos analogías con nuestra vida y sabemos aplicar el aprendizaje. Esto nos permite desarrollarnos y evitar algunos errores.

7. Somos más proactivos y tomamos la responsabilidad por nuestra vida en lugar de culpabilizar a otros.

8. Buscamos alternativas.

9. Nos acercamos a lo nuevo con una actitud de curiosidad y apertura.

10. Cuestionamos los estereotipos.

No me imagino una habilidad más importante que reflexionar. Si no reflexiono antes de tomar una decisión, formar una opinión o antes de actuar, ¿quién tiene el mando? Reflexionar nos permite ser nosotros mismos y es la clave del progreso.

¿Qué atitud ven nuestros niños en casa? ¿Nos paramos a pensar o funcionamos de modo automático? ¿Nuestras reacciones y decisiones son automáticas?

Ejemplo de cómo potencial la habilidad de reflexionar y aprender

Puedes ver con los niños este video y preguntar:

– ¿De qué trata la historia?
– ¿Por qué la oveja está triste?
– ¿Tú te has sentido alguna vez así? (es una oportunidad de conocer mejor a tus hijos)
– ¿Qué le dice el conejo?
– ¿Qué aprendió la oveja?

Remarcaría también algunos aspectos:

– Tenemos derecho de estar tristes, avergonzados o de sentirnos solos. Y siempre podemos contar con ayuda de los padres, maestras, amigos (aprovechamos para reafirmar a nuestros niños que pueden contar con nosotros)
– Nosotros podemos ser como el conejo en nuestro entorno (en el cole, en casa, con nuestros compañeros, hermanos, vecinos…). Algunas veces simplemente acercándonos e interesándonos por alguien, podemos ayudar.
– A veces experientaremos situaciones que no nos gustan (como cuando la oveja era esquilada). Pero siempre podemos elegir cuál es nuestra actitud.

A este corto le podemos dar distintos enfoques: el acoso, sentirse distinto, ayudar a los amigos como el conejo, tener una pasión y concentrarse en ella cuando ocurren cosas que no nos gustan…

Te animo a usar diversos recursos (hay muchos que son gratuitos) para potenciar la habilidad de pensar y reflexionar.

Saludos,

Aga

 

Descarga mi Pequeña Guía de Valores en la sección de

Recursos GRATIS

Páginas donde encontrarás recursos gratuitos para EDUCAR EN VALORES:

1. Cuentos para dormir – un sitio con muchos cuentos educativos para leer o escuchar:

https://cuentosparadormir.com/cuaderno-de-los-valores

 

2. Blog del Profe Juan – otro sitio con muchos cuentos:

http://blogdelprofejuan.blogspot.com/p/cortos.html

 

3. Educación tres punto cero – una recopilación de cortometrajes educativos:

https://www.educaciontrespuntocero.com/recursos/cortometrajes-educar-en-valores/

 

Recuerda, son herramientas, no te conformes con leer un cuento o ver un corto. Impulsa la reflexión y el aprendizaje smile

BLOG

Artículos que pueden interesarte:

¿TE GUSTA EL CONTENIDO DE ESTE SITIO WEB?

SÚMATE AL GRUPO DE PAREJA SMART