fbpx

¿Qué significa la intimidad en pareja?

 

Si preguntara a la gente que es lo más íntimo en una relación de pareja probablemente oyera que el sexo.

¿Y tú qué dirías?

Para mí lo más íntimo no es el sexo. Puedo tener sexo con una prostituta o alguien desconocido y no haber intimidad emocional. Puedo también tener sexo con mi pareja y puede ser algo íntimo, bonito y exclusivo dentro de nuestra relación, pero, aun así, para mí, no hay otra cosa más íntima que ser transparentes el uno con el otro.

Lo más íntimo es cuando me muestro totalmente desnuda y transparente emocionalmente ante el otro. Me abro, le muestro todo lo que soy. Mi cara más noble, mis virtudes, pero también mis miserias, fracasos, miedos y tentaciones. Es revelar delante del otro mi lado frágil y mi lado oscuro. Mis miedos, traumas, lo capaz que soy de ser agresiva verbalmente y de ser cruel. Porque esta también soy yo. No hay nada que esconder. Lo más íntimo en pareja es admitir ante otro que he fallado o que me siento insegura y no tener miedo de ser juzgada. Lo más íntimo es abrirse delante del otro y mostrarse totalmente vulnerable.

En otras relaciones puedo limitarme a mostrar mi mejor cara, no enseñar mis vulnerabilidades, no exponer mis errores. El matrimonio, sin embargo, para mí, es una realidad donde reina la transparencia. Aquí no hay nada que fingir o esconder. Me muestro desnuda ante el otro con mis cosas buenas y con mis miserias. Y esto requiere mucha vulnerabilidad y confianza.

Y para que haya esta intimidad en pareja, es decir, esta transparencia y esta vulnerabilidad hay que conocernos de una manera intima.

 

¿Qué significa esto para mí? 2 cosas:

 

1. Conocernos de una manera íntima es conocer quién es el otro, conocer sus luces y sus sombras.

Hay tantas personas que dicen que están aburridas del otro, que lo conocen tan bien que es que ya no tiene secretos para ellas, que pueden terminar sus frases, saben cómo va a reaccionar, qué elegir, dónde sentarse… Muchas veces esas personas no conocen bien a su pareja. La tienen definida y categorizada, pero a menudo no la conocen íntimamente.

¿A qué me refiero? A conocer sus miedos profundos, sus sueños sus ilusiones, sus necesidades, sus preocupaciones, su historia, sus puntos sensibles, sus dolores, sus puntos fuertes y sus debilidades, sus fantasías, sus tentaciones, sus aspiraciones, conocer a las personas importantes de su vida y como lo han influenciado, conocer sus heridas emocionales, sus valores, sus sueños… Conocer e intentar comprender, aceptar y acoger con respeto y amor lo que es el otro con todo su pasado y su presente.

A veces pienso ¿qué Aga es la verdadera? ¿La que sale de mi cuando estoy enfadada y yo misma me sorprendo de ella? ¿Es ella la que es la verdadera o la dulce y amable?

Y es que es la misma Aga.

Mi lado más bonito lo pueden ver todos, o bueno, los que me interesa que lo vean, pero mis miserias, mis miedos, mis inseguridades… ¡Aquí está la verdadera intimidad!

¡Y ojo! A veces el otro ni siquiera está en contacto con sus miedos e inseguridades, los suprime, o no es consciente de algunos aspectos de su vida interior, no está en contacto con sus emociones. Por tanto, si uno finge delante de sí mismo, una conexión intima puede resultar más difícil. Por eso las condiciones de confianza y saber acoger su vulnerabilidad son tan importantes.

Los seres humanos si no nos confrontamos con lo incomodo de nosotros mismos o no queremos compartir nuestra vida emocional, muchas veces es porque mostrar nuestra verdadera vulnerabilidad y fragilidad no nos había salido a cuenta, nos hemos encontrado con risas, estigmatización, incomprensión…

A veces guardamos cosas. He sido honesto, transparente, vulnerable y se ha reído de mí, ha ridiculizado mi preocupación, me ha criticado, ha minusvalorado mi dolor… ¿Qué conclusión saco entonces?

Esta: Ya no le cuento más sobre tal asunto. Ya no me muestro tan vulnerable. Ya no le revelo que otra vez he hecho x o ya no le hablo de mis necesidades porque de todos modos no les da importancia…

Por eso nuestra reacción a la desnudez emocional del otro y su honestidad es tan importante. Con nuestra reacción podemos alentar la honestidad o desanimar al otro a ser transparente y vulnerable con nosotros.

 

2. Conocernos de una manera íntima es conocer nuestra Actualidad.

Las personas “aburridas del otro” a menudo tampoco saben qué está viviendo actualmente. No conocen y comprenden su actualidad.

Puedo saber que en general a mi pareja le gusta el rock, pero resulta que últimamente escucha una canción de estilo Góspel. Tal vez mi pareja suele leer libros de terror, pero desde hace una semana esta fascinada por un libro de crecimiento personal. ¿Cual es la actualidad de mi pareja? ¿Qué música escucha? ¿Cuál es su cantante favorito, no en general, sino ahora, en estos meses o esta semana? ¿Qué artista le ha hecho pensar últimamente? ¿Qué frase se le quedó grabada esta semana? ¿De que disfruta actualmente? ¿Qué le apasiona actualmente? ¿Qué desafíos está enfrentando? ¿Qué le preocupa? ¿Como se siente HOY? ¿Cuál es su aspiración para estos meses? ¿Cuál es el podcast que está disfrutando estas semanas? ¿Por qué? ¿En qué está trabajando últimamente? No solo en el trabajo, sino también en sí mismo. ¿Qué cualidad está intentando desarrollar, la paciencia, la comprensión, la escucha, la asertividad? ¿Cómo le fue la semana?

Conocer la actualidad del otro es ir al detalle, es darnos cuenta de los matices. Tal vez en general mi pareja no sonríe mucho pero hoy se puso la sonrisa más bonita del mundo. ¿Me he dado cuenta?

Tengo que adaptar la actitud de una observadora para conocer la actualidad del otro. Tengo que abrir los ojos y tengo que mostrar interés. Tengo que preguntar y estar dispuesta a escuchar, dedicar tiempo de calidad y volver a maravillarme. No es solo conseguir información, es intentar comprender la vida interior del otro.

¿Con esta actitud podría estar aburrida de mi pareja o decir que la conozco mejor que la palma de mi mano? Respóndete tú.

Para vivir esta intimidad en pareja necesitamos tener conversaciones significativas.

A menudo las parejas hablan de niños, de casa, de la vida cotidiana o de otras personas. Hablan de la vida de otros, qué pasó, se mudan, se separan, tienen otro bebe…

Hay temas poco relevantes como el nuevo coche del vecino, pero también hay asuntos importantes relacionados con personas importantes, como los padres que necesitan ayuda, los hijos, la hermana que viene de visita, el tío que está enfermo…

Aún así, hace falta tener también conversaciones de NOSOTROS y de MI. Hace falta tener conversaciones sobre nuestra vida emocional y revelarse ante el otro. ¿Qué quiero?, ¿qué deseo?, ¿qué temo?, ¿qué espero del otro?, ¿cuáles son las dificultades que afronto últimamente?, ¿mis sueños, mis expectativas, mis necesidades, mis peticiones…? ¿Hacia dónde vamos como pareja? ¿Dónde estamos ahora? ¿Qué podemos mejorar? ¿Con qué estamos contentos y con qué no tanto…?

Hacen falta conversaciones sobre nuestra visión del amor y hace falta actualizar uestro proyecto común.

A veces parece que la vida corre y ya no queda ni tiempo ni energía para tener estas conversaciones. Por eso, soy partidaria de no dejar NOSOTROS para más tarde y de priorizar tiempo de calidad en pareja para que estas conversaciones puedan tener lugar.

No dejes tu relación de pareja para más tarde, el momento de cuidarla es AHORA.

 

Con mucho amor,

Aga

Preguntas para hablar en pareja

Aquí podrás descargar una lista con preguntas para compartir la ACTUALIDAD con tu pareja. Úsala como algo que puede potenciar tu relación de pareja y siempre como una actividad compartida placentera, nunca como un deber.